DESTELLOS DEL SABER

Por el Ing. Ricardo Vidal Manzo

“E L   C L I M A” (Primera Parte)

Con el término “Clima” se designa al conjunto de estados atmosféricos que caracterizan un punto concreto de la superficie terrestre, o también el resultado de la combinación de una serie de circunstancias, denominadas factores o elementos del clima, que contribuyen a que en un lugar haga más o menos frío o calor, lluvia más o menos, soplen o no vientos fuertes y constantes etc.

Comprender el clima es algo que tiene una importancia fundamental, ya que a través de su conocimiento se puede entender la existencia de distintas formaciones vegetales  y su distribución sobre la superficie terrestre, el comportamiento fisiológico del hombre y de los animales en las distintas regiones de la Tierra, así como diversos aspectos del paisaje geográfico tan importante como la formación de los suelos, la existencia de lagos y ríos etc.

Para establecer las características generales de cualquier tipo de clima se tienen en cuenta los estados atmosféricos que se han sucedido durante un largo tiempo, por lo general más de 30 años. Los climas no se definen, por tanto, en función de que durante un día o una semana  haga calor o llueva intensamente, sino por el hecho de que  de que dichos fenómenos se repitan constantemente en años sucesivos. Por ello la climatología, que es la ciencia que estudia los climas y se ocupa de su descripción, se basa en el análisis de datos estadísticos, tomando en consideración no las cifras aisladas, la  frecuencia e importancia de las oscilaciones. Sino los valores medios, las grandes o pequeñas desviaciones sobre la media, La frecuencia e importancia de las oscilaciones etc.

El tiempo es el objeto del estudio de los meteorólogos, que se sirven de los datos de temperaturas, precipitaciones y vientos recogidos en las estaciones meteorológicas y también de las fotografías que envían los satélites artificiales y en las que es posible apreciar el estado de la atmósfera en un momento concreto.

Con estos datos, los meteorólogos pueden predecir el climas que hará en el día o los días siguientes y de ellos se sirven también los climatólogos  para establecer a largo plazo los valores medios que sirven de base para definir los distintos tipos de climas.

 

“EL MAR COMO REGULADOR TÉRMICO”

 

La Tierra recibe constantemente energía calorífica del Sol, pero si se limitara a recibir dicha energía sin devolverla a la atmósfera en forma de radiación, nuestro planeta se calentaría cada vez más y llegaría un momento en que la vida sería imposible (Hay que recordar que es la Quimiosfera, capa de la atmósfera llena de Ozono que llega hasta los 45 kilómetros de altura  y es la que rechaza la radiación solar) Por ello, la Tierra devuelve el calor a la atmósfera por medio de diversos mecanismos que contribuyen a mantener la temperatura en una cifras relativamente constantes.

Pero en este proceso de recepción y devolución de la energía calorífica no se comportan del mismo modo los continentes y los océanos. Los primeros absorten el calor más rápida e intensamente y lo devuelven a la atmósfera también con mayor facilidad, mientras que los océanos lo hacen más lenta y moderadamente. Se produce así un mayor contraste de temperaturas en las zonas continentales que en las marinas, lo que contribuye a que estas últimas presenten normalmente climas más suaves, con menores contrastes térmicos entre el verano y el invierno, y estaciones intermedias (otoño, y primavera) más prolongadas y mejor definidas.

El alejamiento de los mares y océanos es lo que permite definir los climas denominados continentales, que aparecen fundamentalmente en las regiones templadas y frías, y se caracterizan por presentar unas temperaturas  muy extremadas: inviernos muy fríos y veranos muy calurosos, y unas precipitaciones poco abundantes, ya que el aire húmedo de los aséanos debe recorrer grandes distancias antes de llegar hasta estas zonas tan alejadas, y en su recorrido va descargando poco a poco toda su humedad.

La influencia continental puede ser tan importante que llegue a dar origen a zonas de altas o bajas presiones localizadas sobre los continentes, en contraste con lo que ocurre sobre los océanos  en las mismas latitudes. Son altas o bajas presiones de origen térmico provocadas por el intenso enfriamiento o recalentamiento de la superficie terrestre en este lugar concreto y que determinan que a menudo las áreas continentales presenten un clima seco y estable durante el invierno (anticiclón térmico) y un clima inestable y lluvioso durante el verano (depresión térmica),

 

ELEMENTOS DEL CLIMA.

 

Los fenómenos o cualidades que se utilizan para definir el clima característico de un lugar o de una región de la Tierra reciben el nombre de elementos del clima. Son fundamentalmente  la Temperatura, las precipitaciones pluviales, los vientos, la nubosidad y la presión atmosférica. De todos ellos, la temperatura y las precipitaciones son las más importantes, ya que entran invariablemente en la definición de los grandes climas de nuestro planeta.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *