Contralínea

Por Francisco Javier Villa

Falacias, disparates, como surgidos de alguien despechado

Difamación y daño moral lo que se observa en la secundaria de Bucerías, se habla de usurpación de identidad, de falsedad en declaraciones, de utilizar la figura del director para acceder a la dirección del plantel escolar

Hace unos días, grupo de unos pocos padres de familia que fueron engañados por unas mujeres, fueron y se apostaron a las puertas de la escuela secundaria “Fray Junípero Serra” de Bucerías e impidieron que alumnos y profesores entraran al centro escolar, ya que con pancartas y supuestamente problemas con el director de la escuela por presunto acoso del tipo sexual y acusándolo de acosar a jovencitas del plantel, cuestión que nunca fue probatoria y en donde el ministerio público bajo el expediente 2342/17 espera las pruebas que la parte acusatoria manifiesta tener y que se ha negado a asistir a dos audiencias, posiblemente porque no tiene manera de probar sus acusaciones ante la autoridad judicial.

El cierre de las puertas de la escuela, a todas luces ilegal, fue conocido por las autoridades educativas, quienes mandaron personal a investigar el hecho de que se le acusa al director de la escuela Armando Galván Rodríguez, quien afirma que el problema es de índole personal con una de las que lo acusan, pero que no tiene nada que ver lo sexual, cuando el hecho es laboral, y que basa sus acusaciones sin fundamentos y sin pruebas de lo que señala.

Durante el cierre de las puertas de la escuela, aparte de perjudicar a los alumnos que no pudieron entrar a sus respectivos salones para recibir sus clases matutinas, los reporteros que asistieron para ver el hecho, se dieron cuenta que la agitadora basaba sus argumentos en falsedades y difamaciones, posiblemente sin darse cuenta que puede ser acusada de daño moral, ya que además se refirió a los profesores  contra el director Galván Rodríguez y los maestros Francisco Madrigal Iglesias alias ‘Panchito’; Adán Esparza Montelongo e Isaías Vizcarra Rojas, como supuestos cómplices de los hechos que le imputan al director y ahora será la Fiscalía de Nayarit la que tome las posibles denuncias que le hagan a ella y a otra mujer que asegura que a su hija también le causaron daño, lo único es que nadie la conoce y mucho menos a su hija que menciona, que tiene, dicen los que saben, 28 años de edad, como que ya estaría muy grandecita para ser alumna de secundaria.

Dentro de lo que se escuchó en el plantón desangelado, un reportero le preguntó a una de las que estaban, según eso deseosa de justicia, es que dijo otro nombre como suyo, y eso es usurpación de identidad, además que alguien más señalaba que Armando Galván Rodríguez, director de la escuela secundaria “que había sido corrido” de la escuela secundaria de Sayulita, cuando la verdad es de que Galván Rodríguez ya había solicitado su cambio a Bucerías, pues ahí se ubica su domicilio particular, cuando el director anterior se jubiló, las autoridades de la SEP en Nayarit le autorizaron el cambio de escuela.

De la misma manera lo acusan de mal manejo de recursos de la “tiendita escolar”, cosa de lo más risible, debido a que el control se ha hecho de buena manera y de eso tienen conocimiento pleno las autoridades escolares de Tepic.

Posiblemente las “acusadoras” como no tienen la manera de probar su dicho, ahora amenazan con cerrar el paso por la carretera federal 200 y eso pudiera llevarlas a hospedar al penal de Bucerías acusadas de un delito federal, incluyendo la posibilidad de que a los que acusa le finquen delitos como daño moral, falsedad en declaraciones, usurpación de identidad, difamación y más, pero mejor vamos a esperar lo que dictaminen las autoridades judiciales, en este caso la Fiscalía General de Nayarit.

Cabe mencionar que como parte de la investigación interna, la Secretaria de Educación acudió a la escuela a dialogar con los padres de familia y alumnos, se harán las investigaciones pertinentes y derivado de ello es cómo se procederá, pues si bien es cierto los mismos padres de familia durante la reunión argumentaron que el Maestro Armando Galván fue maestro de Secundaria de algunos de los hermanos que hoy son padres de familia, dijeron  fue un maestro decente y nunca se le había escuchado dichos antecedentes negativos.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *