Comentarios de la Bahía

Por Nayar Araiza López

 

Policías municipales amedrentan a trabajadores de la Universidad Autónoma de Nayarit

  • Invasores pretenden quedarse con terrenos que pertenecen a la institución en Bahía de Banderas
  • El pasado 7 de mayo de 2018, el pleno de la Asamblea Ejidal de Valle de Banderas, ratificó la Calidad como Posesionaria a la Preparatoria 10, del predio en donde se encuentra el plantel

La mañana del viernes 5 de octubre, agentes de Seguridad Pública a bordo de la patrulla S-097, del Gobierno Municipal de Bahía de Banderas, amedrentaron a trabajadores de la Universidad Autónoma de Nayarit, adscritos a la Preparatoria 10 de Valle De Banderas, quienes estaban limpiando un predio propiedad de la institución y que se encuentra frente al plantel.

Esta autoritaria acción, representó un acto de total abuso de autoridad, por parte del Director de esta dependencia Sergio Rosendo Dávila Aguirre, quien autorizó al comandante de esta cuadrilla de la S-097, acudir a respaldar los actos ilegales de invasores de este terreno, sin tener absolutamente ninguna facultad para ello, puesto que no es de su competencia, lo que es una muestra del desconocimiento de la Ley, tanto de Dávila como de sus comandantes, ya que su función es únicamente “preventiva”.

Y es que para que la fuerza pública intervenga, en un asunto de invasión de propiedades o terrenos, tiene que haber una denuncia por parte del supuesto propietario, quien debe presentar para tal efecto una escritura pública, que evidentemente no existe, por parte de quienes aseguran ser dueños del predio de la Preparatoria 10 de la UAN, pues todavía tiene carácter de ejidal, pero para eso, la orden tiene que venir del Ministerio Público a los agentes de la Policía Ministerial de la Fiscalía, no a los de Seguridad Pública Municipal, que su competencia únicamente es de carácter preventivo.

Así que esta acción de la Policía Municipal de Bahía de Banderas, indiscutiblemente que violó totalmente la Ley y los procedimientos, al prestarse a un juego sucio de intereses particulares, en donde evidentemente fue el Director de esta dependencia Sergio Rosendo Dávila Aguirre, quien autorizó esta intromisión a la autonomía universitaria, pero además violentando los derechos de los trabajadores, a quienes amenazaron, amedrentaron y pretendieron llevárselos detenidos, incluso les tomaban fotos y pedían sus nombres y domicilios, sin tener absolutamente ninguna facultad.

Esto afectó la salud de uno de ellos, que es diabético y padece de presión, que tuvo que ser llevado al hospital para su atención médica, por los nervios y la crisis que tuvo al ser amenazado.

Los tres trabajadores universitarios, afortunadamente no fueron levantados ante la oportuna intervención del Abogado Daniel Fernández de Lara, representante jurídico de la autoridad universitaria, por lo que al verse descubiertos en su abuso, el comandante a cargo de la patrulla S-090 y los agentes que lo acompañaban, optaron por retirarse.

Cabe señalar, que seguramente el Presidente Municipal Jaime Cuevas Tello, desconoce este error de su nuevo Director policiaco Sergio Dávila, ya que en reiteradas ocasiones el alcalde se ha declarado amigo e impulsor del proyecto de la Universidad Autónoma de Nayarit en Bahía de Banderas, incluso, hace apenas un mes, 100 nuevos profesionistas egresados, le hicieron un reconocimiento al alcalde, de ponerle su nombre a la generación 2014-2018, porque de no haber impulsado este proyecto, tal vez no habrían podido estudiar, por lo que sí es de sorprenderse y preguntarse, de que cómo es posible que sus comandantes y agentes de la policía municipal, se presten a las órdenes de personas que pretenden robarse un predio que no les pertenece.

Además, cuando hay llamadas de auxilio de la ciudadanía para atender cualquier asunto que tenga que ver con la seguridad pública, las patrullas tardan hasta dos horas en acudir, pero en esta ocasión a la media hora de estar los empleados de la UAN limpiando el predio, al momento llegó la patrulla amenazante, ¿tanto poder de influencia tiene la familia Chávez en el Ayuntamiento?

El predio de la Universidad Autónoma de Nayarit en donde se asienta la Preparatoria 10 de Valle de Banderas, fue donado en 1975 por el ejidatario J. Jesús Ramírez Robles, que mediante una permuta, esto es, que ese predio, él se lo cambió al que era el ejidatario posesionario, de nombre Lorenzo Chávez Mendoza, para donarlo a su vez a la UAN, ante la demanda social de construir la preparatoria.

Esto significa, que Don Jesús Ramírez Robles, se desprendió de su terreno que tenía en otro lugar, para pasárselo al ejidatario Lorenzo Chávez, que le pasó el suyo, que es en donde ahora se encuentra la Prepa 10; hay que aclarar que Lorenzo Chávez no donó nada, cambió ese terreno por otro, lo que quedó asentado en actas de las asambleas ejidales de ese tiempo y en las actuales también.

Y aquí es la confusión de los herederos de dueño original del terreno de la Preparatoria Lorenzo Chávez Mendoza, que creen que el predio les pertenece, porque era de su abuelo, cuando en su tiempo se le entregó otro por el que ahora está la Prepa 10, mediante “permuta”; eso está muy claro, por lo que definitivamente pretender quedarse con este terreno, es una total invasión de esta familia al predio universitario.

Francisco Javier Ramírez Ríos, quien es ejidatario y heredero del donador original, Don Jesús Ramírez Robles, ha ratificado en reiteradas ocasiones en asambleas y en diferentes foros, que ese terreno su padre lo permutó con Lorenzo Chávez, para donarlo a la Universidad Autónoma de Nayarit y ahí construir una preparatoria, proyecto que fructificó y ha generado cientos de egresados que hoy son profesionistas, por lo que la UAN, ya prepara un proyecto para darle el nombre de un aula o el auditorio del donador original en su memoria, así como el pleno reconocimiento al Comisariado Ejidal de Valle de Banderas.

El pasado 7 de mayo de 2018, el pleno de la Asamblea Ejidal, ratificó la Calidad como Posesionaria, según constancia de posesión Número de Oficio 0145, fechado el 12 de agosto de 2013, en el predio denominado Zona Urbana, con una superficie 2-80-49-5 hectáreas, de las cuales al norte, línea quebrada con calle Durango, con 234,040 metros; al sur, línea quebrada con calle Coahuila, con 209.13 metros; al este línea quebrada con calle Luis Alberto Covarrubias, con 191.30 metros; y al oeste en línea quebrada con calle Hidalgo, con 86.08 metros. Lo que consta en el acta ejidal del 7 de mayo del 2018, firmada por la mesa directiva y los ejidatarios en pleno, en donde se debatió, discutió y aclaró lo que líneas arriba relatamos, acordándose que definitivamente los herederos de la familia Chávez pretenden invadir un predio propiedad de la Universidad Autónoma de Nayarit.

También mencionamos que el predio ejidal de la Preparatoria 10 de la UAN así como la Unidad Académica del Campus en Valle de Banderas, ya está en proceso de regularización ante el Fondo de Apoyo para Núcleos Agrarios sin Regularizar (FANAR), y no en CORET, como aseguraba el comandante de la Patrulla S-090, en donde supuestamente ya contaban los invasores con un documento de regularización, lo que es falso de toda falsedad.

Por último, el predio de 11 hectáreas en donde está el campus de la Unidad Académica de la UAN en Bahía de Banderas, fue comprado por el Presidente Municipal Jaime Cuevas Tello en su primer periodo, pagado peso por peso a los ejidatarios, a una cantidad millonaria que no los valía en ese tiempo, pero ahora, uno de los ejidatarios vendedores del comisariado, invadió más de 6 mil metros de terreno del campus.

Alega un trazo que limita un lienzo, cuando las mediciones satelitales de FANAR y los planos originales que entregó el Presidente Jaime Cuevas a la UAN, son totalmente claras, aquí lo que hubo es un error humano de quienes trazaron los límites; pero ahora quieren pasarse de listos tres ejidatarios, ante la ambición de lo elevado de la plusvalía de esa zona, y en esos más de media hectárea que están invadiendo, quieren construir una avenida de acceso a un fraccionamiento que pretenden vender.

La Maestra Esther García, Presidenta del Comisariado Ejidal, así como el Presidente del Consejo de Vigilancia Gonzalo Peña, saben perfectamente la situación y no han tratado de hacer entender a estos tres ejidatarios invasores, por lo que la Universidad Autónoma de Nayarit, ya prepara juicios agrarios para defender sus posesiones en donde está tanto la Preparatoria 10 de Valle de Banderas, como la Unidad Académica del campus, porque son un bien de los jóvenes de Bahía de Banderas.

Este fue un proyecto que impulsó precisamente el hoy Presidente Jaime Cuevas Tello, para que los estudiantes tengan en su municipio una institución en donde estudiar su licenciatura, por lo que no es ético que a quienes ya se les pagó su terreno y los herederos de quien en su momento permutó en donde está la Preparatoria 10 se quieran pasar de listos.

La UAN no cederá ni un centímetro de los terrenos que pertenecen a los estudiantes de hoy y del futuro, porque serán para construir aulas. Los asuntos agrarios se arreglan en los tribunales agrarios, no mandando una patrulla con un comandante miope y “burro” a amedrentar trabajadores universitarios.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *