Falla la estrategia de Seguridad Pública para inhibir delitos

Luis Carlos Tejeda/La Opinión

 

Sigue la ola de robos a casa-habitación por todos los rumbos de Bahía de Banderas, está fallando la estrategia implementada por el capitán Sergio Dávila, como que sigue sin encontrarle “la cuadratura al círculo” y los amantes de lo ajeno andan campantes robando lo que se encuentran, desde botellas de vino, bocinas portátiles, celulares, relojes, zapatos y hasta pistolas, aprovechan que las patrullas simplemente andan gastando gasolina en rondines que no terminan en nada, puesto que llegan mucho tiempo después de que les llaman los operadores del C-4 para atender la emergencia.

Nula coordinación entre el C4 (en donde los mismos elementos han manifestado que no es C4 sino un simple centro de recepción de llamadas) y las diferentes dependencias de emergencia.

Se asignó un presupuesto histórico para Seguridad Pública, se equipó como nunca en sistema digital de comunicación, en unidades auto patrullas, en armamento, pero las estrategias siguen fallando.

Por lo pronto amaneció otra vecina de Santa Fe afectada por robo de sus pertenencias al interior de su domicilio, manifestó que al regresar de trabajar encontró desorden en la vivienda y la falta de varios objetos de valor. La afectada trabaja en el turno nocturno en un hotel y lógicamente no tiene para pagar un sistema de seguridad ni de ninguna empresa de seguridad que le tenga un elemento a la puerta de su casa resguardándola.

En ambos domicilios se llevaron casi todo. Comedor, pantallas, mesas de centro, estantes.

En una de las casas, los moradores estaban incluso dentro del domicilio al momento del robo pero no sintieron nada, señalan que utilizaron algún tipo de “gas” para dormirlos.

De acuerdo a lo manifestado con llanto en el rostro por una de las afectadas, le dolía que le robaran lo que con tanto esfuerzo había comprado, incluso ofrecía recompensa por quien aportara información de quién o quiénes habían cometido el robo.

Su casa, localizada al ingresar al populoso fraccionamiento, es paso obligado de todo mundo que vive en dicho lugar, manifestó que los policías saben quiénes son y donde viven los que se dedican al robo de viviendas pero que están coludidos.

De su casa se llevaron un comedor de barcino, una mesa de centro, una cómoda y un estante. Increíble cómo es que nadie vio nada.

De la otra vivienda, el botín fue en electrónica y muebles. Los moradores simplemente no saben a qué hora sucedió porque no sintieron nada.

Falta que salga a relucir la declaración del Capitán Sergio Dávila, señalando que la gente tiene la culpa por no poner doble puerta de seguridad y alarmas contra robos. Que no puede estar cuidando cada casa de cada fraccionamiento pero que ya se encuentra (aún) en proceso de implementar medidas contra este tipo de robos.

Esperemos ya pronto localizar al Capitán Sergio Dávila, Titular de Seguridad Pública, porque en lo que es el número de celular donde dijo que estaría disponible las 24 horas los 365 días del año, no ha sido posible localizarlo para cuestionarlo sobre estos hechos que se están presentando.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *