MI COMENTARIO

Por José Vargas Carrasco

Campaña sucia de malquerientes de la cuarta transformación-

Una escena que lamentablemente tiene trazo de volverse costumbre. Me referiré al rumor como insistente campaña sucia  que no cesa sobre la crítica banal de lo que aún no inicia.
Es rumor mal orientado, inteligentemente esparcido, frívolo por su contenido y mal intencionado en su oscuro fondo.
A escasos días de la toma de posesión a la Presidencia de la República del Lic. Andrés Manuel López Obrador el morbo desbordado de la clase política  desbancada y en desgracia, pretende convertirse en obsesión sexenal y desde esta trinchera  disparar en crítica triunfal en una suerte de catarsis autocomplaciente.
El tema de la descalificación de un nuevo régimen que aún no llega a nacer, lo intentan desesperadamente abortar. Su torpe estrategia de la descalificación  a priori pareciera apostarle al fracaso del próximo gobierno democrático, para erigirse los desplazados en reivindicadores de un pasado abyecto como funesto para los mexicanos.
El impredecible futuro intentan convertirlo  en presente juzgado los malquerientes de la cuarta transformación. Instrumentadas campañas empeñadas en magnificar “hechos inciertos” con única intención de crear desestabilidad política; opiniones basadas en tercos rumores y socorrido morbo político.
Sin duda estas fallidas estrategias tienen alguna atractiva y minoritaria clientela electoral.
Vienen fuertes tormentas económicas financieras del exterior que salen del control del Estado mexicano, una tormenta global que acusa tanto a sistemas políticos de corte capitalista, como economías mixtas y socialistas.

A partir que MORENA entre a Palacio Nacional el 1o de diciembre, viene para México un proyecto esperanzador y crucial donde la prioridad será tener a la corrupción en su diminuta expresión, extinguida en su ineludible proceso de una recomposición política.
Un capítulo renovado del quehacer político le pondrá Andrés Manuel el toque final, el banderillazo último a la embravecida fiera del abuso del poder de parte de una clase política tremendamente ambiciosa y descomunal que no debió ser depositaria de la confianza que le otorgó la ciudadanía.
Intentar boicotear al nuevo régimen, se asemejaría a la pretendida acción  fatalista de impedir aproximar a los sectores sociales más desprotegidos y pobres de México del ideario superior de la justicia social. Así las cosas. Lic. José Vargas Carrasco. Egresado de la Facultad de Derecho de la UNAM. Maestría en Derecho de la Seguridad Social.  JVC.  #…
“Bahía es mi Bandera”.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *