Comentarios de la Bahía

Por Nayar Araiza López

Los manotazos en la mesa de AMLO al sistema financiero

Los manotazos en la mesa al sistema financiero, del Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, no es más que un rotundo mensaje a los capitalistas, de que el poder político de la nueva “nomenclatura obradorista”, no será sometido al poder económico, a los banqueros específicamente, a quienes el factótum de MORENA siempre consideró “parte de la mafia del poder” o por lo menos que las negociaciones y acuerdos partirán de cero.

Aunque es mucho el riesgo para México, ya que los mercados reaccionaron de manera negativa, al desplomarse la Bolsa Mexicana de Valores en más de un 20 por ciento y una depreciación del peso de más del 4 por ciento, llegándose a los 21 pesos por dólar, esto apenas el pasado “lunes negro” que le llamaron los especialistas financieros, niveles nunca antes vistos desde la crisis del 2008, esto hizo perder miles de millones de pesos al presupuesto federal para el 2019, lo que definitivamente reducirá las posibilidades y las cuentas alegres del próximo gobierno nacional para destinar recursos a sus programas sociales.

AMLO está jugando con fuego, ya que la “mano invisible” son realmente “inversionistas visibles”, que ya retiraron capitales para llevarlos a otros mercados, por la desconfianza a las decisiones económicas erróneas que pudiera tomar el gobierno electo de MORENA, que fueron señalados y cuestionados puntualmente, por los dos periódicos financieros internacionales más influyentes y especializados del orbe, el Wall Street Journal y Financial Times.

La cancelación del aeropuerto de Texcoco, la iniciativa de las comisiones bancarias, los cambios a las leyes mineras, la construcción de una refinería cuando Pemex está tronada y saldrá más caro producir gasolina que seguir importándola, sumado a la crisis de los migrantes en donde el mandatario norteamericano Donald Trump, amenaza con cerrar la frontera, provocaron que suba el dólar, aumenten las tasas de interés, se disparen las expectativas de inflación, caiga la Bolsa lo que indiscutiblemente insidió en la pérdida de la confianza en México.

Política y economía no pueden estar separadas, la ciencia política así lo ha demostrado en la historia universal, el sistema capitalista y el liberalismo no pueden ser modificados por decreto o decisiones de un gobierno en tanto a su política económica, indiscutiblemente al darse cuenta del error, el propio López Obrador ya emitió un video mensaje en donde afirma a los inversionistas se seguirá con las mismas reglas, el Banco de México mantendrá su autonomía, no habrá expropiaciones, ni nacionalizaciones o cosas por el estilo, brindando total certeza a los mercados de que se asegurarán sus inversiones y rendimientos.

Un día antes, el doctor Carlos Urzúa, quien es el Secretario de Hacienda de la “cuarta transformación”, enmendó igualmente los exabruptos en las declaraciones de AMLO que impactaron negativamente a los mercados, destacando en un comunicado, los avances en la economía de la administración saliente de Enrique Peña Nieto, agradeciendo la solidez macroeconómica con la que recibe el país, enumerando uno a uno los rubros en los que México está muy bien: equilibro presupuestal, finanzas públicas sanas, reservas internacionales en poder del Banco de México, líneas de crédito contingente, etcétera.

También descalificó la iniciativa del PT de estatizar las Afores, señalando a los senadores “morenistas” que cualquier cambio a las dichosas comisiones bancarias será con el consenso de los bancos, desechando también la idea de utilizar en el presupuesto federal del 2019 las reservas del Banco de México, lo que sería totalmente un suicidio, prometiendo un presupuesto con superávit de 1% del PIB.

Con estas declaraciones que se hicieron el Secretario de Hacienda Carlos Urzúa y el mismo Presidente Andrés Manuel López Obrador, derrumbaron de un “chingadazo” su propio discurso frontal y radical, de que recibían un “país en bancarrota, simplemente en materia económica lo que hace poco era el sonsonete de MORENA lo “escupieron al cielo”, de paso, “se sometieron implícitamente al poder económico” “para tranquilizar a los mercados”, siempre lo dijimos en este espacio editorial y no nos equivocamos.

El discurso y la presentación del Presupuesto Nacional el 1 de diciembre, será el parteaguas para evitar una debacle financiera que nadie deseamos. Los “manotazos en la mesa” a los inversionistas y banqueros para someterlos al poder político, creo no funcionan en el capitalismo actual, en donde sigue siendo el mecanismo del mercado y la libre competencia, la que define el rumbo de la economía mundial, si se hace lo contrario, ahí está Venezuela. Va.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *