Contralínea

Por Francisco Javier Villa

Bahía de Banderas, sigue siendo un “Rancho Grande”

A pesar de que ya somos casi 200 mil personas las que vivimos en Bahía de Banderas, las costumbres siguen vigentes, ya que a pesar de lo difícil que es cruzar, circular, caminar y hasta pasar por los pueblos “grandes” del centro valle, las cosas no cambian, la gente avecindada, muchos de ellos nativos, mantienen la añeja costumbre de cerrar calles a todos, hasta para los que caminan, en principio en los velorios, les vale muy poco que sea una avenida principal, y que exista un velatorio municipal, las familias tapan con carros, con lo que sea, la calle para que el difunto sea velado en las mismísimas puertas de la que fue su casa, mientras que los vehículos busquen la manera de llegar a su destino, no importando que sean vecinos del occiso.

En Bahía de Banderas solo existe una avenida que cruza desde Mezcales hasta la zona sierra, no hay la verdad calles alternas en buenas condiciones, razón por la que cada vez que fallece alguien y que viviera en dicha ruta principal, al cerrar el paso se convierte el trayecto en un infierno para todos los que obligadamente quieren llegar por ese camino a sus hogares, mientras que las autoridades no le exigen a las funerarias que tengan sus recintos velatorios al interior, con amplio lugar para estacionar vehículos, lo que si tiene el velatorio municipal allá por la calle José Ponce de San José del Valle, y en donde no he sabido que se hubiera velado a alguien, o sea que sigue convertido en un “elefantito Blanco” que administra el DIF Municipal, que a decir verdad creo que ni siquiera saben cómo se debe manejar y con ello evitar esos atosigantes congestionamientos que hacen perder horas a la gente que quiere llegar a descansar o quieren llegar a tiempo a sus trabajos.

Pero no sólo los velorios nos quitan esos espacios, vecinos de cualquier lado “se les hace muy fácil” cerrar las calles porque van a celebrar un festejo, o de plano porque les pega la gana no ser molestados por los carros, simplemente atraviesan vehículos, toldos y hasta piedras para que nadie pase, mientras que el ruido excesivo aturde a los vecinos, quienes aunque se quejen a seguridad pública o a tránsito municipal, o de plano a reglamentos para obligar a los fiesteros a bajarle los decibeles a sus corridos de narcos, nadie les hace caso a la gente que quiere dormir para irse a trabajar muy temprano.

Los que cierran las calles tienen hasta el cinismo de amanecer tomando y con su ruidero que no deja dormir a los vecinos, ya que los enfiestados con la mayor desvergüenza del mundo hasta se orinan en las puertas de los vecinos, y la autoridad municipal no hace ni siquiera el intento de ir a callar el ruido con música, huacos y hasta mentadas para los que se atreven a irles a reclamar que le bajen a su escándalo.

Que decir de aquellos que en vez de ir a rentar un local para sus fiestas infantiles, colocan sus adefesios inflables en medio de la calle para “que sus hijos” y ellos mismos celebren con “mucha alegría”, el cumpleaños o cualquier otra festividad de sus hijos, ya que saben que nadie, ni la autoridad misma puede evitar bloquear el camino de los demás, ya que nadie se atreve siquiera a pasar por ese festejo para evitar que “los dueños de la calle” les digan algo que no les vaya a gustar.

Pero en fin, mejor hablemos del contador público Anastasio Zaragoza Trujillo, a quién conocimos hace varios años como tesorero en el V ayuntamiento durante la administración del también contador público Héctor Paniagua Salazar, después de eso lo hemos visto trabajando en la iniciativa privada y recientemente parte del equipo de la ASEN en la capital del estado, ahora llega “por la puerta grande” de nuevo al servicio público como Secretario General del X ayuntamiento, 15 años después con un camino que le ha permitido aumentar su experiencia, por ahí lo vamos a ver y saludarle con mucho afecto.

Las razones que Cristian Valiente tuvo para renunciar del equipo del doctor Jaime Cuevas Tello sólo él las sabe, pero dicen los eruditos en la materia de la política, que el político se une al equipo de Guadalupe Acosta Naranjo que por ahí anda “muy moreno” trabajando por su causa y muy pronto nos dará de que hablar.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *