Contralínea

Por Francisco Javier Villa

El Sutsem y sus Acrobacias

Hasta flojera me da comentar el “show” que realizaron el pasado lunes las huestes de la líder vitalicia del Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Estado y Municipios, Águeda Galicia Jiménez, quien a su edad y con todos sus ahorros debería estar recorriendo el mundo y dejar de una buena vez de estar perjudicando a la gente del estado de Nayarit, ya que sus agremiados que no llegan a los 9 mil activos y algunos más ya jubilados y otros más que están haciendo méritos, o sea que menos del 1 % de la población de esta tierra de Coras, Huicholes y Mexicaneros están ejerciendo presiones para que los gobiernos, estatal y municipales les “rindan pleitesía” y les cumplan sus exigencias de que les entreguen sus caprichos que ellos transforman como “logros sindicales” que tienen sumidas las economías de los 20 municipios que no pueden hacer obras sociales.

Águeda Galicia Jiménez hace comentarios fuera de lugar a pesar de que ella ha sido beneficiada con puestos dentro de la política, ya sea como diputada local y ha llevado a muchos de sus incondicionales a regidurías “regaladas” y ahora se queja, grita a los cuatro vientos que todos los gobernantes son “unos rateros” que entran con una mano delante y otra atrás millonarios, comparando salarios de trabajadores con el de los funcionarios, al menos no reniega de los dueños de los hoteles y empresas instaladas en Nayarit, si de esos que contratan a cientos y hasta miles de empleados generando la economía familiar, que los gerentes y directivos de esas empleadoras e mucho muy alto su salario, que los trabajadores deben equiparar sus ganancias al igual, lo mismo pasa, no es viable que si el gobierno, sea cual fuere, contrata directores y personal especializado en administración, deben ganar un salario acorde a su capacidad.

No es lo mismo aceptar ser empleado con un contrato formal y que los sindicatos, en este caso el Sutsem, les quite parte de su salario como “cuota sindical”, dinero que según los líderes sindicales son para el mantenimiento y gastos de la organización obrera, que esos poco más de diez mil miembros le entreguen a la lideresa millones de pesos que maneja a su antojo, evitando que alguien le “haga sombra” en los manejos del dinero.

Pero en fin, ese es problema de sus agremiados que la siguen manteniendo en la Secretaria General, lo que sí es grave es que con las ocurrencias de Galicia Jiménez perjudiquen a los más de un millón de habitantes con sus paros en las dependencias, evitando que los ciudadanos puedan realizar trámite alguno en las dependencias gubernamentales, ejerciendo según ella, presión para que les paguen millonarias sumas por concepto de sus “logros sindicales”, no importando que los gobiernos estén casi en bancarrota por el enorme gasto personal de este tipo de organizaciones, y que todavía se hagan las victimas porque no les han entregado sus apoyos para gastos escolares, apoyo en transporte aunque vivan en la misma localidad a donde llegan caminando, “que trabajen” apenas 7 horas, y la chamba la hacen en su mayoría los del personal de confianza, que les otorguen 75 días de aguinaldo, vacaciones cada seis meses o cuando ellos quieran, que la Ley Burocrática la vean con malos ojos porque ya no pueden dejar herencia en los puestos donde se jubilaron, etc. etc.

Lo que pasó el lunes fue una mentada de madre a la gente, esa sociedad que no entiende nada de lo que piden, que bloqueen las entradas a dependencias estatales, que familias enteras se queden molestos porque no pudieron entrar a la Fiscalía General del Estado para denunciar algún delito o a los ministerios públicos para demandar algo que les hicieron, que hayan dejado de trabajar para realizar algún trámite  en alguna dependencia municipal ya que cuando llegan los trabajadores que deberían de atenderlos están muy a gusto comiendo tortas o refrescos, acabo el sueldo, aunque no trabajen, lo tienen seguro, ya que no les rebajarán de su salario la falta y mucho menos les aplicaran actas administrativas por no haber ido a realizar sus labores.

Por eso ese enorme barril sin fondo en que se ha convertido el Sutsem en Nayarit está dejando en la ruina a los ayuntamientos y al gobierno estatal, más de lo que han hecho las ratas y sinvergüenzas que han pasado en las administraciones, ya que los sindicalizados reciben íntegramente sus salarios y beneficios quincena por quincena (cuando se tienen recursos económicos” que no se alcanzaron a robar más de uno de los que manejan el cajón de los dineros, el problema aquí es que el 1 % de la población tiene la manera de perjudicar a los mas del millón de habitantes que tiene Nayarit, en el caso de Bahía de Banderas el lunes fue negro para la gente y la recaudación municipal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *