PALESTRA

Por Gilberto Cervantes Rivera, poeta de Cucharas

Raro verdad, mientras a los demás magistrados les pegó el caso Infonavit, al actual Presidente del Tribunal Superior de Justicia, Ismael González Parra,  lo ratificaron y antes de que concluyera su periodo; cumplirá si Dios así lo dispone, un total de catorce años cobrando con religiosidad sus quincenas. Cero y van dos, Raúl Gutiérrez Agüero, no pudo pasar la aduana del Congreso  local y al parecer le ocurrirá lo mismo a la magistrada Ana Isabel  Velasco García; ambos, excelentes servidores públicos, presentaron solicitud de ratificación, esperando de los legisladores, criterios de justicia imparcial; encuentran un ambiente hostil gracias a los malos oficios de dos magistrados del pasado reciente, Pedro Antonio Enríquez Soto y Jorge Marmolejo Coronado, de los cuales solo uno queda internado en la cárcel, mientras el ex presidente del TSJ, enfrenta el proceso en libertad, igual que Braulio Meza Ahumada, ex titular del juzgado cuarto con sede en Xalisco, donde radicaron 60 mil expedientes del mismo caso, relacionados con juicios del Infonavit, quien recuperó casas que estaban en proceso de pago, para enseguida venderlas a una inmobiliaria, la que a la vez les dio su manita de gato, vendiéndolas después a buen precio. Según nos enteramos, ningún expediente obra en poder del vilipendiado Tribunal Superior de Justicia, no obstante y que los presuntos delincuentes, utilizaron sellos de dicha institución en la fabricación de los juicios que terminaron arrojando de sus casas a 60 mil usuarios tan solo en Nayarit. No dejaron huella pero recibieron su correspondiente mochada que les permitió a Enríquez Soto y Meza Ahumada, asumir su propia defensa, respirando los aires de la libertad. Seguimos esperando la intervención del gobierno federal para que se nos informe la realidad del asunto y saber también si los usuarios del Infonavit afectados, ya recuperaron su patrimonio o están en vías de lograrlo. No es cualquier cosa porque todas estas familias quedaron en la calle y tuvieron que rentar para guarecerse, por culpa de unas personas sin escrúpulos que con tal de allegarse de dinero, fabricaron expedientes apócrifos que podrían ser consultados en caso de que los abran al escrutinio público. Parece que todo està silencio en la carpeta Infonavit, pero me comentan que continúa el proceso penal dentro de lo que ahora llaman oralidad, mil veces más ágil que en el pasado reciente; y lo que son las cosas, el único que compurga prisión en una cárcel de máxima seguridad es Jorge Marmolejo Coronado, ahí trasladado para protegerlo de algún ataque, pues debe usted saber, amable lector, que un magistrado con su trabajo, coadyuva en la tarea de hacerle justicia a los que la merecen, mandando a la cárcel a gente que guarda rencores y que si les dan oportunidad, son capaces de lesionar e incluso matar al que ellos creen responsable de su infortunio. Por ello cambiaron del Cereso Venustiano Carranza al Cefereso número cuatro de El Rincón, al indiciado Marmolejo Coronado, para protegerlo, pero a su solicitud de enfrentar proceso en libertad, recibió un no rotundo, a pesar de que tanto él como Enríquez Soto, son coparticipes del mismo delito, lo cual nos mueve a suspicacia; en el mismo Tribunal, un magistrado y un juez suspendido gozando de privilegios, por causas que nos imaginamos, porque eso pasó con El Chapo Guzmán, el cual soltó la lengua esperando que la justicia gringa lo tuviera en consideración a la hora de la sentencia. En otras palabras, en el Tribunal Superior de Justicia se manifestaron contra sus propios compañeros, dos sapitos que fueron convencidos de cooperar con argumentos muy sustanciosos. Y tan solo un caso pondríamos de muestra, el del señor Ismael González Parra, quien no batalló nada para que lo ratificaran como magistrado los integrantes del Congreso Local, por un periodo de diez años. Yo creo que todos los magistrados en funciones son buenos y con pleno derecho a ser ratificados; no porque Polo Domínguez anda encabronado porque Pedro Antonio Enríquez le quitó el placer de desaforarlo al renunciar un día antes, tase con el mismo rasero a los demás magistrados, complotándose con los diputados locales para negarles la ratificación a la que tienen derecho…PALESTRAZO: la lucha de López Obrador contra la corrupción, amenaza con poner de patitas en la calle al súper delegado Manuel Isaac Peraza Segovia, el cual tiene problemas para comprobar la aplicación de 60 millones de pesos que entregaron a los damnificados por el huracán Willa; el ruido lo hicieron 400 tuxpenses que no recibieron ni un cinco partido por la mitad a pesar de que habían sido censados por la propia gente de Peraza; la Secretaría de la Función Pública audita los recursos del Fonden y como saldrán las cuentas mochas, el tecualense será cesado a mas tardar en diciembre, pero aun así le pedirán que regrese.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *