Cosas que Pasan con la gente

Por Francisco Javier Villa

Pudiera ser unas historias donde el drama, el abuso y la ignorancia toman el papel más importante de los cuentos, quizá debiera ser hasta incongruente de los hechos, pero la verdad me hace pensar, y mucho de lo que estamos hechos los mexicanos, de esos que durante décadas crecimos pensando que el gobierno tiene la obligación de dar nos seguridad, confort y más que nada nos resuelva lo que nosotros construimos de manera intencional.

Bahía de Banderas ha crecido al son del 10 % anual su población, municipio que apenas tiene 30 años como parte de Nayarit, pero muchos años más como parte de una región en donde el turismo nos ha hecho creer que somos afortunados y mucho más porque tenemos a un lado a Puerto Vallarta, Jalisco, quien ya frisa más de 100 años de existencia, vecino que ha sido desde guarida de piratas, constructor de riqueza a través del saqueo indiscriminado de minerales como el oro, la plata, cobre y otros que fueron explotados del mineral de Cuale en donde se encuentra un pequeño pueblo que es visitado por propios y extraños, especialmente como paso obligado para llegar caminando a Talpa de Allende, camino plegado de árboles maderables como Pino, Caoba, y otros.

Bahía de Banderas, después de años de lucha interna, logró convencer al gobernador Celso Humberto Delgado Ramírez y a los que integraron el Congreso del Estado que era necesaria la separación del municipio de Compostela, por lo que en 1989 se consiguió el decreto que motivo el nacimiento del municipio 20 del estado de Nayarit, desde aquellas fechas y con la designación del licenciado Crescenciano Flores Alvarado se instaló el  I ayuntamiento Constitucional, y a pesar de los corajes de los caciques de Compostela la creación de que la zona sur de Nayarit, por estos lados, se hizo y con ello hacer de los 13 ejidos y los muchos pueblos dispersados en un amplio territorio, dividido en tres zonas, Costa, Centro y Sierra la llegada de miles de personas quienes vinieron en busca de trabajo y una mejor vida, hizo que de aquellos menos de 30 mil habitantes crecieran a lo que son ahora, casi 200 mil personas que han hecho de esta región en una mejor zona para vivir, con decirles que miles de los inmigrantes dejaron municipios prósperos como Santiago Ixcuintla, Compostela y otros para que “La Tierra Fértil, Mar de Oportunidades” los arropara con mucho cariño.

Todo este preámbulo es por razón de pensar el cómo pueblos como La Jarretadera se convirtiera en el dormitorio más grande de trabajadores de la construcción la gran mayoría provenientes del estado de Chiapas, quienes invitados por las grandes constructoras llegaron a darle vida al pueblo que se había convertido en la zona de tolerancia más dinámica de la región, en donde las noches había fiesta, licor y mujeres quienes recibían a los noctámbulos del vecino Puerto Vallarta debido a que el gobernador en turno decretó la ley seca y ordenó cerrar todos los bares y cantinas, para que después con el arribo de Celso Humberto Delgado como gobernador del estado, las cosas cambiaron, ya que Celso Delgado prohibió el exceso y ley seca los fines de semana, por lo que La Jarretadera volvió a quedarse solitario por las noches.

La llegada de los Chiapanecos le volvió a dar vida al poblado, los ejidatarios y propietarios de terrenos, “se avivaron” y construyeron pequeños cuartos para rentar, las grandes casas se dividieron y generaron grandes ganancias tanto para los arrendadores, como para los que instalaron casas de asistencia, loncherías, comedores y pequeñas tiendas, ya que los chiapanecos eran consumidores diarios de alimento y bebida de todo tipo, hasta pequeñas terminales de autobuses, (que todavía hay algunas) llevaban y traían familias enteras de Chiapas y de otras partes, mientras que las constructoras ocupaban mano de obra barata atraían a los empleados de la construcción con buenos salarios, mucho mejores que en sus tierras al sur dela republica…Continuaremos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *