Cierran acceso a Playa Limoncitos del poblado de Jolotemba

El presente documento se nos hizo llegar a nuestra casa editorial con la finalidad de dar a conocer lo que está ocurriendo con las playas en tierras Nayaritas, así como en la Playa Los Muertos de Sayulita, en Jolotemba pasa algo similar. A continuación los detalles.

Redacción/El Centauro

Por resolución presidencial de fecha 11 de septiembre de 1946 publicado en el diario oficial de la federación el 4 de abril de 1947 y ejecutada el 11 de octubre de 1947, surgió nuestro ejido con superficie  de 1500  hectáreas, posteriormente fue ampliado con 460 hectáreas más, quedando capacitados con derechos en el ejido 107 ejidatarios.

En el año de 1947 siendo presidente ejidal Eligio Guzmán Rojas se consiguió maquinaria para construir y rehabilitar caminos saca cosechas en el ejido. Entre otros, se construyó para uso vehicular un tramo del camino que conduce del poblado de Jolotemba a la Playa Limoncitos, ya que era zona de manglar y solo se podía pasar a pie o en remuda por lo pantanoso del terreno, pero con el consentimiento de dos ejidatarios colindantes de esta zona, Francisco García Quirarte y Francisco Sánchez Reyes, que cedieron unos metros de sus parcelas para que este tramo de camino se construyera en tierra firme, gracias a ellos se pudo tener acceso vehicular a la Playa Limoncitos y 18 parcelas que están después de este tramo de camino.

En asamblea general ordinaria de fecha de 8 de diciembre de 1994 siendo presidente del ejido Filiberto Rodríguez Fregoso y ya con la medición del procede en curso, acordaron todos los ejidatario que tienen sus parcelas en ambos lados del camino a la playa Limoncitos y tierras de cultivo, ceder dos metros lineales de sus parcelas para que el camino se ampliara a dos carriles aprovechando una máquina que prestó el grupo Metatipac.

El día 16 de Mayo de 1995 mediante asamblea de ejidatarios se aprobó y se dieron por concluidos los trabajos de procede, lo que implicó la certificación de nuestro ejido, cabe señalar que durante la certificación de nuestro ejido, se tomaron en consideración los accesos a la playa donde se encuentran físicamente en la actualidad desde hace 46 años, y no se han modificado ni un centímetro.

Con fecha de 11 de diciembre de 2003 el señor Alberto Birkenbach de origen canadiense adquirió mediante compra – venta las parcelas número 31 y 21 de Francisco García y María Santos Sánchez respectivamente en el entendido que el camino que conduce a la playa Limoncitos  afectaba una parte a ambas parcelas y se comprometió a respetar la servidumbre de paso de ejidatarios y visitantes de la playa y así lo hizo hasta que el día 5 de abril de 2006 desgraciadamente falleció. Unos meses después se hizo cargo de las propiedades su hija Angela Birkrnbach y con ella llegaron los problemas al ejido.

Resulta que en cuanto tomó posesión de sus propiedades amenazó con cerrar la parte del camino que atraviesa sus terrenos argumentando que es de su propiedad, antes esto el ejido interpuso una demanda ante el tribunal agrario de fecha 22 de marzo de 2018 para que se conmine a la demanda abstenerse a impedir el uso del camino ejidal y/o servidumbre del paso identificada en trabajos del procede.

El Magistrado de tribunal agrario, con fecha de marzo de 2018 obsequia la medida cautelar para que la demandada Angela Birkenbach, en forma inmediata cese los actos de obstaculización del camino ejidal en tanto no se de el fallo correspondiente.

Pese a todo el 25 de marzo de 2020, colocó un cancel metálico cerrando por completo el camino, afectando con ello los ejidatarios que están después de ella y el acceso a la playa, ahora nos preguntamos ¿de qué sirven los 46 años de antigüedad del camino? Por qué ella presume tener todo el apoyo del gobernador Antonio Echevarría García, pues tiene asignados tres elementos policiacos  permanentemente en su propiedad.

NOTA: Este problema tiene su origen en los malos e ineficientes métodos de medición del procede, ya que el 100% de las parcelas del ejido, los puntos y las colindancias de los certificados parcelarios del procede no coinciden físicamente con los puntos originales que reconocemos los ejidatarios, ya que están a varios metros de distancia, por lo que solicitamos una remedición para evitar más problemas como el que nos ocupa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *