La Opresión de los de Arriba

Marisol Villa/El Centauro

Es bien sabido que a pesar de que los gobernantes y sus flamantes asesores navegan con la bandera de respetar “la Libertad de Expresión” de reporteros y de los medios de comunicación, la realidad es distinta, ya que son de los sectores más oprimidos, unos debido a que reciben un pago por sus servicios publicitarios que son contratados por los mismos y  se debe aclarar que este pago es por un servicio, no están comprando ni al reportero o al medio, mucho menos su contenido o editorial, pero lamentablemente confunden este servicio y muchos de ellos se sientes “amos” o “propietarios” del medio en cuestión, queriendo la exclusividad de su contenido y que solo se debe hablar de lo bueno que hacen durante su gestión, dejando de lado lo que dejan de hacer o sus errores.

Pero realmente ¿son los gobernantes los culpables?, la respuesta dependerá según el ángulo que se le vea, muchos de los que viven o vivimos del periodismo ante la sociedad se trabaja para el mejor postor o quien da mejores “chayotes”, pero muchas veces no es así, el trabajo de los reporteros, periodistas, columnistas, entre otros del ámbito, es informar o dar a conocer una noticia y cuando se trabaja para los Ayuntamientos o los que están en el gobierno como todo trabajo tiene una retribución monetaria y esto es por un intercambio, el Gobernante envía sus boletines que quiere dar a conocer y en este caso el empresario (Dueño del periódico) lo da a conocer en su Diario, Semanario, Página Web, Red Social o bien asiste a los proyectos del mismo y da su opinión o redacta la nota, para esto se debe saber que el Periodista invierte tiempo, insumos y para los dueños de las empresas los gastos se incrementan según sus empleados y es por esto que muchos son reprimidos a la hora de informar, ya que no quieren verse afectados al momento de que se les amenaza con quitarles lo mucho o poco que se les este pagando.

Por otro lado existen o existimos a quienes la credibilidad y libertad de expresión son primordiales a la hora de dar a conocer los sucesos, a pesar de no recibir algún tipo de beneficio monetario pero si el reconocimiento de la sociedad, la crítica a los de “arriba” no deberían verla como una amenaza sino como un apoyo para darse cuenta de lo que están dejando de hacer para así trabajar en ello, pero a veces sus limitaciones no los dejan ver mas allá del alcance de sus ojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *